lunes, 8 de agosto de 2016

TrilliSas de Carlos Da Silva (Primera Parte).



< Nada salió como esperaba...

pero, después de todo,
¿qué es la adolescencia si no un repentino cambio de planes? >


¡Ay, Dios mío!

Espero que mis palabras no dejen ver el atropello entre ellas, síntoma de lo que pasó al terminar el libro. La cuestión radicará en el desahogo de un sentimiento muy fiel a una escritura tan emocionante como TrilliSas.
¡No! Mejor borro lo anterior y comienzo a explicar desde un plano muy personal, la experiencia de haber leído TrilliSas de Carlos Da Silva. Lo haré de un modo móvil, por así decirlo. Porque éste libro, tuve que llevármelo para muchos lugares y no solo por la falta de tiempo. Sino porque era necesario tenerlo conmigo.

El 12 de Marzo del presente año, vi una promoción del libro TrilliSas en la plataforma Amazon (creo y supongo que desde el Facebook del autor), y como fiel a mis principios clikeros, no me aguanté y le di "Comprar" con todas las ansias de una muchachita que adquiere un juguete nuevo. Pero como cosa rara, lo dejé en cola gracias a los 1, 2… 3 mil millones de libros (me encanta exagerar), que tengo en lista para ser leídos. De esa forma, me enteré que dicho autor era venezolano; entonces en mi cabeza, vino formándose una idea de adelantar su libro a un puesto primordial, primero y único en mi extensa lista.
Un día cualquiera -escapada del trabajo, por cierto-, me acerqué al centro comercial SAMBIL de mi ciudad natal para hacer una diligencia. Como casi nunca voy a esa mole de concreto y vigas, me fui derechito a una de sus librerías y lo primero que vi: fue el libro TrilliSas. Uno entra a la librería esa y lo que te recibe, EN LA PUERTA, son tres dedos con las uñas pintadas de colores.
No lo compré esa vez… no. Porque no tenía ni un medio partido por la mitad. Pero ya sabía que volvería muy pronto a la "Nacho" del SAMBIL, derechito, igualito como lo hice en esa ocasión y después de haberlo hecho, me lancé a la locura, a la aventura más emocionante que me ha pasado, leyendo un libro de un autor venezolano.

Comencé los primeros capítulos en el patio de la casa una tarde después de llegar del trabajo, hasta que la noche no me dejó ver bien (tengo graves problemas en la vista). Me di un paseo entre el sillón más grande de la sala y el comedor que está pegado a la ventana. De ahí, metí el libro en mi bolsito de tela y lo arrastré conmigo junto a la jornada laboral. 
Como contar con los dedos, lo digo:
Esas uñas de colores me acompañaron a barrios peligrosísimos de Maracaibo, a dos oficinas y dos lobby, a recorridos de horas por toda la ciudad en la camioneta de la empresa donde trabajo, a comer…
>> TrilliSas fue testigo de mi dificultad para leer por las noches; también, de amaneceres donde el sueño se me escapó y del aroma del café por las mañanas. Los dos fines de semana, Áaron (personaje de la historia), mientras él mismo se embarcaba en un viaje aventurero, atravesó conmigo el Puente sobre el Lago durante un rodaje para televisión…
>> La página 195 está manchada de base para maquillaje por la emoción no contenida al golpearme la frente con la hoja. Llegué a salvar el libro de una lluvia taciturna, del fenómeno de la Niña y de calores infernales. Incluso, me permito contar que sin darme cuenta a la primera, Benito, Dayana, Ada, Michel, Jason, Miguel, Víctor, Milagros, Fernando, Alejandro, Oliver, Geraldine y todos los estudiantes de la Sección "C" del Pedro Gual, se quedaron atrapados en un baño y armé un escándalo de los mil remolinos para que alguien -POR VIDA DE DIOS- me ayudara a sacar el libro de allí.

Cuando las revoluciones se calmaron y mi corazón se terminó de enamorar de la historia, fue cuando estos maravillosos personajes me regalaron un desenlace de película. Una trama venezolana con todas sus emociones autóctonas. Desde el lenguaje tan nuestro, hasta el recuerdo de una gastronomía muy querida en este país. TrilliSas de Carlos Da Silva, es un libro que no solo voy a recomendar para cualquier persona nacida en Venezuela, sino que para aquellos que ni siquiera han pisado estas tierras, puedan embadurnarse de calor y frío, calles mañaneras, dulces deliciosos, montañas sin fin, cultura general que nos canaliza como amantes de lo bueno y lo casi increíble... y de un amor energizante. De esos que terminan siendo adictivos.
Pero antes de culminar este cuento, dejaré un mensaje al venezolano que lea los ejemplares de Da Silva, en mi dialecto natural: 
¡¡¡Te vais a identificar!!!

Ahora, ya no hay nada que tachar. Describí mi pequeño viaje personal porque llegó el momento de decirte, que la historia entre Áaron y Ada tiene el poder de dividirse para acompañarte a miles de lugares mientras lees. Tiene el poder de anclarse en varias partes de tu anatomía y con ésto, no busques sentirte así. Yo te aseguro (y que me encierren en un baño, que me caigan mil fenómenos naturales, que me abandonen en uno de esos barrios a los que fui o que me inunde una ola de calor), que será eso, precisamente eso lo que experimentarás… tú, lector: esa división sublime y ese ancla de amor, emoción y placer, serán tu norte.

<< Juntar narices, pegarse a las orejas, tocarse con la frente e incluso verse a los ojos, nada de eso se podía comparar con el sublime contacto labio con labio, el cual era como mezclar agua con más agua… mejor dicho, era como unir agua dulce con más agua dulce, porque la mezcla debía tener algún sabor, algo que fuera mucho más allá de lo físico… Ese sabor nos llevaba, por consiguiente, a la saliva, ese abundante fluido corporal al que solía tenerle asco de cierta forma, pero cuando lo encontré en las comisuras de los labios de ella, en la superficie de su lengua y en las paredes de sus dientes, descubrí que en mi boca siempre había tenido una sustancia deliciosa y misteriosa que sólo podía degustar y apreciar con lujo de detalles en una boca ajena >>

 Mi libro después de las razones por las cuales...
👇👇👇




Te invito a leer un poco sobre

4 comentarios:

  1. ¡Hola! Muy buena reseña. Yo tengo el libro pendiente por leer, pero ahora, después de leerte, lo subo de lugar.

    ¡Saludos!
    @rbaralt

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me ha pasado! Me ha pasado. Y me pasó. Lo subí de lugar por otras razones, pero siempre pasa después de que alguien te lo recomienda. Me alegra mucho que leas la reseña. Un saludo.

      Eliminar
  2. Fabulosa reseña. Realmente la historia no sólo te atrapa.sino que hace que la Ames... Me encanto la historia y tu reseña tambien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Definitivamente, una historia para nunca olvidarla. Uno los mejores libros que me he leído en lo que va de año.

      Eliminar

Mi lista de blogs