martes, 6 de septiembre de 2016

Prohibido de Tabitha Suzuma



Necesitamos despejar la mente, no estar en un sitio público, concentración absoluta, y un buen compendio de elementos alegóricos que nos ayuden a sobrellevar la lectura de tal historia tan increíble como traumática (por no decir que ya de por sí, es un drama que cala en los huesos). 
No emitiré demasiadas palabras al respecto de este hermoso libro. Solo puedo agregar a esta reseña de la semana, que me lo habían recomendado miles de veces, diciéndome que me haría llorar, que la historia de Maya y Lochie sería brutal para mi débil corazón. Cosa que al suceder todas las advertencias que se me ponían en mi camino, decidí dejarme llevar. 
Mi situación no sé si se puede comparar con la experiencia de muchos, al leer Prohibido de Tabitha Suzuma. Recuerdo muy bien cuando a las 00:00 horas me acosté en el comienzo del último capítulo y mis ojos se abrieron de par en par a las 4:00 de la mañana, para culminarlo. ¡No podía dejarlo así! Y yo estaba bien, sumamente bien. Incluso, en ese cenit del momento, donde te enteras de lo que va a suceder, podía morderme las uñas pensando en mi tranquilidad emocional… hasta que sucedió lo imposible, lo inevitable; Y me derrumbé como un castillo de naipes. Como si me hubiesen dado un golpe en el estómago. Como si de repente, me hubiesen dado la peor noticia de mi vida. 

Listo. Terminé el libro, << salí de eso >>, como dicen por ahí. Pero el día no fue tan corriente ni saliendo de mi casa, ni al respirar, ni al dirigirme al trabajo, ni si quiera con las actividades diarias que realizo en la televisora… Mi momento se fue lento, muy lento dentro de un frasco de vidrio el cual mueven de un lado a otro, y yo soy la mariposa encerrada tratando de calmar la certeza de que soy real… y ellos no.
Pero ¿Ellos no son reales? En el mundo… ¿es posible que ellos no sean reales?
Dejo a disposición mi recomendación a adquirir este ejemplar, uno de los más vendidos de la autora Tabitha Suzuma, para que experimenten a viva voz, a mano alzada y con el corazón en la mano, la cadencia y decadencia… el estupor y el amor de estos dos hermanos enamorados. 



« Todo este tiempo, toda mi vida, ese camino duro y pedregoso me traía hasta este punto. Lo seguí ciegamente, tropezando a medida que avanzaba, magullada y cansada, sin idea alguna de adonde se dirigía, sin darme cuenta jamás de que a cada paso que daba más cerca estaba de la luz al final del largo y oscuro túnel. Y ahora que lo he alcanzado, ahora que estoy aquí, quiero cogerlo entre mis manos, aferrarme a él para siempre para poder recordar el punto en que mi nueva vida comenzó de verdad. Todo lo que siempre quise está aquí, ahora, atrapado en este instante. La risa, el júbilo, la grandeza del amor que sentimos. Éste es el comienzo de la felicidad. Todo empieza hoy ».


< “No podemos, si empezamos, ¿cómo vamos a pararlo?”

Lochan y Maya de diecisiete años, siempre se han sentido más amigos que hermanos. Ante la incapacidad de una madre alcohólica y la ausencia de un padre que los abandonó, deben hacerse cargo de sus hermanos menores y esconder su situación a los servicios sociales. 
Esa responsabilidad les ha unido, tanto, que se han enamorado.
Saben que su relación está mal y que no puede continuar, pero al mismo tiempo no pueden controlar sus emociones y la atracción les domina. 
Su amor es un amor prohibido, y si alguien descubre su secreto, no habrá un final feliz para ellos >




No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Mi lista de blogs