domingo, 30 de octubre de 2016

Ángeles de Granito de Esteban Navarro



< En la España de 1975 Martín Heredia tiene 10 años y sufre una extraña enfermedad degenerativa que está corroyendo sus huesos por completo. Aconsejados por sus vecinos la familia decide trasladar a Martín desde Barcelona a Torremesina, un Santuario que tiene fama por sus milagros.


La familia emprende el viaje en coche y cuando llegan a la Loma Santa, una urbanización de casas de granito a media hora del Santuario, les sorprende la desolación y atmósfera inquietante del lugar. Y a pesar de la desconfianza de Juana, la madre del niño, aceptan la hospitalidad de Ezequiel, un anciano que los conduce a su casa.


Durante los días siguientes comienzan a ocurrir situaciones inquietantes que la familia no comprende. Se desata una plaga de langostas, seguida de una de ranas y otra de piojos. Además el padre de Martín, Luis, tiene una visión de un hombre con cabeza de saltamontes que se pasea frente a la casa de Ezequiel, delante de la figura de un ángel de granito que, ante su incrédula mirada, moverá ligeramente los ojos >


Existen los libros sorpresa. Los llamo así, cuando llegan a uno de formas inesperadas. Se tratan de libros no planificados para ser leídos, pero tienen una esencia que te llama, con ferviente clamor, para que tus dedos se den a la tarea de tocarlos; tus ojos, de hurgarlos; el cerebro, de asimilarlos y para que al final, el alma los conozca.
Existen libros que antes de hablar, te hacen sentir una certeza dulce de lo que encontrarás, quizás, entre tantas lecturas de la vida. Otros, te hacen olvidar lo que tienes al rededor; y existen algunos que al llegar a la cumbre de sus lomas, te hacen bajar cada peldaño fantástico. Caminitos únicos que solo puede regalar la lectura, dejándote sin aliento y con miles de palabras agolpadas en tu interior queriendo salir como saliva caliente. 
Pero, ¿Qué estoy diciendo? Si conversamos sobre mi descripción anterior o de ese tipo de libros, estaría generalizando la fachada de lo que significa leer: un buen manuscrito. Pero lo cierto es que los buenos relatos no siempre tienen de ropa, esa brillante forma de llevarnos al cielo, darnos planeo y luego, dirigirnos a tierra. Incluso, existen varios tipos de vuelo: Cada uno sería como el lomo de un Pegaso poderoso pero, manejable. Donde miles de temperamentos se montan sobre alguno muy versado para dirigirlo a un canal personal. Y estoy tan animada a merecerme la forma de ser que me caracteriza, que resulta fácil poder ver cada diferencia entre las reacciones humanas, las que se topan con esta entrega del escritor: Esteban Navarro. 
Solo he leído una obra de este autor, y es de la que me permitiré hablar en esta reseña. La obra en cuestión, sublime y maravillosa se llama: Ángeles de Granito. Un libro que me hizo juntar las manos a modo de oración para acordarme de un Dios el cual casi había olvidado. Pero No por nada religioso o demasiado creyente. La expresión vino sola para pedir ayuda y así comprender tal magnitud de deseos por llorar como niña, reír con desorden, brincar con emoción y reflexionar en juicio activo, mucha de las frases que leí en él. 
Quiero decir con todo esto, que existen libros buenos y malos. Existen lectores que critican y otros que siempre sacan lo mejor de cada publicación. Ángeles de Granito es un libro bueno y yo soy una lectora optimista. La historia me parece una regla de tres: no falla. Un compendio sutil de cálculos muy bien calibrados. Avanza con razones justas; Llega al corazón de quien se adentra en las casas de Granito y quien camine hasta la Loma Santa. Te convierte en uno de los doce ángeles mencionados. 
Leer este libro es un ejercicio divino. El último que harás es elegir, o ser uno de los seis ángeles del bien, o de los otros seis ángeles del mal. Cuando leas Ángeles de Granito de Esteban Navarro, entenderás que entre esas dos condiciones del ser humano y la tierra misma, no hay mucha diferencia.

Cuando eso suceda y el libro llegue a impresionarte, te acordarás de mí. 


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Mi lista de blogs