lunes, 28 de noviembre de 2016

La sombra de la muerte de Antonio Lagares


Nota: Esta reseña se iniciará con una historia escrita por mí (Diana C. Acosta). Todos los derechos reservados... en algún lugar del tiempo.



El psicoterror es un género prohibido para mentes creativas, pues tiene la capacidad de manipular la ficción y transformarla en realidad. 
El terror psicológico rastrea en la mente de las personas sus miedos más profundos y consigue alterar su estabilidad emocional. Los sube a la superficie y a partir de ese momento, realidad y ficción se entremezclan en un mundo imaginario que cobija a todas las fobias alimentadas desde nuestra infancia. Esos episodios traumáticos nos torturarán con tanta intensidad que nos pueden provocar una enajenación mental y, en algunos casos, el temido suicidio. 

Mientras que en el PSICOTERROR, el personaje se adueña de tu mente, como si te poseyera. Es tan acusada la identificación entre ambos que a veces se produce la muerte del lector >




Fue todo un misterio desde que me topé con esa amiga. Me cayó bien, demasiado bien y en unos días, me invitó a su casa. Aquella vivienda, la cual sorprendentemente quedaba muy cerca de la mía, era un compendio de rejas de un color que ya no recuerdo y me pareció una de las edificaciones más lindas que había visto en esa cuadra. Aquellas rejas me atraían de una forma jamás conocida. Entré e hice vida allí. Me volví la mejor amiga de esa niña, fui la jovencita agraciada para los padres y la visita habitual para la hermana menor y la chica que menos molestaba.
Todo iba bien. Juro que iba bien, hasta que "aquello" comenzó.
Desde ese día y hasta el sol de hoy, me fui convirtiendo en el fastidio para mi amiga, en la menos deseada en esa casa. 
Después de que todo sucedió, me alejé de mi amiga y nunca supe cómo lo logré, pero ya no frecuentaba su casa. 
Un buen día después de un tiempo no muy largo, me vi caminando por su vereda y decidí llamar a su puerta.
¡Esa fue una de las peores decisiones que he tomado en la vida!
 Luego, en otro lugar y después de un tiempo más extenso, me la encontré. Sí, a esa ex gran amiga mía. 
Fue allí donde me di cuenta de que la "niñita linda" y de buen porvenir, se convirtió en una joven pedante, de belleza extraña desarrollada a conciencia para crear atención entre la gente. 
Ya no tenía su mirada honesta, y sus respuestas para un simple saludo, fueron repugnantes.
Al verla, recordé su casa, lo que sucedió y todas las horas de trabajo de escuela realizados en la sala de arriba, que aquella hermosa casa poseía.
Son pocos quienes saben en verdad lo que pasó en aquel entonces, y lo que estoy segura, que sigue sucediendo allí dentro: en la casa de Mi amiga de Cole. 
"La casa de Karinna".
Supe muchos años después, que se mudó. Quizás no aguantó la presión.
La amargura tiene un límite. Cuando la sangre cambia de color, ya no hay espacios en el cuerpo que la regeneren. Debes escapar o ser otra persona, una de dos. Supongo que eso fue lo que la hizo irse de allí, a ella y a su familia: Su madre, su padre y su hermana menor.
¿Será bueno que me pregunte a estas alturas sobre el paradero de mi ex mejor amiga de cole? ¿Su vida habrá tenido una conclusión feliz?
Pues, algo sí aprendí de aquella experiencia escalofriante, sombría y demoníaca y por eso, te daré un consejo:
No dejes de revisar bien la casa de tus amigos, de esos que parecen más benevolentes. Sobre todo, aquellos que viven alquilados. 
Puede que te lleves una sorpresa.



Lo que acaban de leer, no tiene nada que ver con la fantástica historia que se desarrolla en el libro: La Sombra de la Muerte. Pero me atreví a dar un comienzo digno del género que tanto explica el autor, Antonio Lagares, dentro de sus páginas.
El Psicoterror arrastra en su nombre, un número de explicaciones con alto sentido común y es eso lo que da temor. Porque estar conscientes de los peligros que nos rodean, bien podría ser el cenit del miedo. Es ahí donde sabemos que nuestra mente jugará con nosotros, como en un juego cruel.
Confieso que este género no es uno de mis favoritos. Pero me armé de valor para entrar en aquel mundo sombrío y de inmediato, quedé enganchada por tanta originalidad. La sombra de la muerte de Antonio Lagares es un libro de un libro de un libro, para ver si con esto, logro explicar la perfección que denotó cada capítulo.
Comienza con el mejor de los inicios, dándote detalles de lo que sentirás, desde un manuscrito original del cual se seguirá hablando en el resto del libro. Luego, alguien lo lee y sabes que dentro de poco, esa persona estará tan sumergida en la historia, así como lo estás tú en ese momento. Sin saberlo, puede que te leas a ti mismo. ¿Cómo no sentirse identificado con los personajes, si ese es el resultado? ¡Es imposible que no suceda!
Querido lector, ya te veo comprando el libro. Oh, sí. ¡Y me encanta que lo hagas! Pero antes de que lo leas,  debo decirte lo siguiente y debes prestar mucha atención por si deseas quedar tranquilo unos días: 
Las historias relatadas son increíbles. Cada una de ellas, están construidas para que se den dos opciones posibles: o crees… o no crees. Eso hace que tu cerebro se agriete hasta llegar al punto álgido, con el subidón de intensidad en la trama. En mi experiencia personal siempre paraba en algún punto y miraba al frente y detrás de mí para decirme en voz alta: << Se me está licuando el cerebro >> 
Tienes miedo sin poderlo evitar y sabes que tienes que terminar de leer pronto. Quieres ser el personaje incrédulo, juzgas a los personajes de mente débil. Pero detente cuando eso suceda: ¿A caso no te das cuenta de que puedes ser un poco de los dos?
Las explicaciones que se van dando son tan interesantes, que te sientes en una academia del terror. En los cuentos de miedo o las películas de horror, nadie te explica lo que sentirás a continuación, tampoco los realizadores quieren prepararte para lo que verás. Ni siquiera vale que te cuenten la película para evitar la ansiedad. En el psicoterror, el arma primordial, el alimento de este tipo de tramas (y de esta historia en particular), es la conciencia. Esa línea entre la esquizofrenia y el mundo de los muertos. Entre la crudeza y la debilidad.
Me atrevo ahora a decir que Antonio Lagares (donde quiera que se encuentre), lo supo hacer a la perfección. ¿Quién te hace reír a carcajadas y a la vez, te hace orinarte los pantalones? Se supone que no hay medidas que mezclen estos sentimientos, los cuales son antagónicos. Pero dale una oportunidad a tus sentidos. Ponlos a prueba para que te enteres de qué estás hecho.
Debes saber que algunas reseñas suelen ser escritas por mujeres extrañas que nadie sabe de dónde vienen, quien las cría o a lo que se dedican. Solo son mujeres del tiempo que aparecen para dejarte en la cabeza, las ganas de un nuevo libro. No me responsabilizo si no dejas de pensar en La Sombra de la Muerte de Antonio Lagares. Lo culpo a él por haberlo escrito tan metódicamente y tan bien cincelado. 
Te presento entonces una obra de arte del psicoterror, ambientada en muchos escenarios pero todos con un rumbo común: que al final del escrito, sientas necesidad de dormir con un ojo abierto y otro cerrado.
¡Dígame si no dejas comentario en Amazon! No, yo como tú, dejaría así sea unas palabras para que no pase nada malo. 

Nota: La reseña finaliza con la continuación del cuento escrito por mi persona (Diana C. Acosta). Todos los derechos reservados... en un lugar muy oculto.


Me dijeron que en la casa de mi ex mejor amiga, vivían otras personas. Y da la casualidad, de que el dueño actual es un joven amigo de mi compañero de trabajo. ¡Qué casualidad! Creo que pronto lo conoceré, mi compañero me lo presentará. Espero que nadie salga lastimado en esta visita sorpresa que le haremos al dueño, por fin, después de tanto tiempo.


2 comentarios:

  1. Uf, tú si que me has dejado helado con esta reseña, Diana. Primero, por el lujo de una magnífica introducción a la novela, y después, la intensidad que has puesto en tus letras. Te has introducido dentro de mi mundo, y lo has disfrutado, si, momentos de miedo o tensión, de angustia y de mirar para atrás, pero porque lo has vivido, y te lo agradezco de corazón. Como digo en la novela, producir miedo sin efectos especiales es bastante difícil, solo hay un modo, retar a tu mente, hacerla partícipe del juego, y si lo aceptas, entonces puede ser. Si aceptas el diálogo con el autor, se produce una simbiosis y el psicoterror puede ganar la batalla. Como es lógico, ese es mi objetivo. Al margen de todo esto, muchas gracias por la reseña, por aconsejarlo y por dedicarle unas horas de tu tiempo a su lectura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, he respondido tu mensaje por el Facebook. Pero ya que estamos aquí, debo darte las gracias nuevamente por escribir. La verdad, es que soy nueva en este género. Pero me gusta leer, y el que leer, se encuentra de todo. Y no me arrepiento. Desde que abrí el kindle, supe que no me iba a arrepentir. El factor sorpresa fue en un punto álgido de la historia (como ya comenté en la reseña), donde mi cerebro hizo click. Y ahí me dije: Vaya, este autor sí que supo cómo hacerlo. Eso mi querido amigo, es escribir bien. Espero poder leer otros escritos de tu autoría y poder luego, dar mi opinión. ¡Excelente!

      Eliminar

Mi lista de blogs